Evita para chicas y chicos

En este camino de huellas de mujeres reales que seguimos desandando, esta vez nos encontramos con Evita: Eva Duarte, Eva Perón; una mujer política, una figura trascendente de la historia. ¿Y qué nos pasó al acercarnos a su vida y su legado? ¡Que se decían –y se siguen diciendo– tantas cosas! Y así como en algunos casos hablamos de que las historias se construyen de boca en boca, en este parece ser que a ella se la aborda según la postura política de quien la investiga, escribe, pone en palabras. Y, por supuesto, no faltaron las mentiras, los chismes, que se focalice en “su vida amorosa” en lugar de lo que hizo y generó. Ya les contamos que nos pasa muy seguido: las biografías de hombres están llenas de hechos heroicos; y las de mujeres, repletas de hombres que influyeron en sus vidas, plenas de “sentimientos” y con menos acciones. Pero Evita habla por sí misma con todo lo que hizo, con el amor inmenso que le tenía el pueblo (¡del que nosotras y nosotros nos sentimos parte!) y con un profundo sentido de la justicia, tan hondo, pero tan hondo, que hasta le dolía en el cuerpo. 

 

FICHA TECNICA

Edición: 2017

Lugar: Buenos Aires

Evita para chicas y chicos
$100,00
Cantidad
Evita para chicas y chicos $100,00

En este camino de huellas de mujeres reales que seguimos desandando, esta vez nos encontramos con Evita: Eva Duarte, Eva Perón; una mujer política, una figura trascendente de la historia. ¿Y qué nos pasó al acercarnos a su vida y su legado? ¡Que se decían –y se siguen diciendo– tantas cosas! Y así como en algunos casos hablamos de que las historias se construyen de boca en boca, en este parece ser que a ella se la aborda según la postura política de quien la investiga, escribe, pone en palabras. Y, por supuesto, no faltaron las mentiras, los chismes, que se focalice en “su vida amorosa” en lugar de lo que hizo y generó. Ya les contamos que nos pasa muy seguido: las biografías de hombres están llenas de hechos heroicos; y las de mujeres, repletas de hombres que influyeron en sus vidas, plenas de “sentimientos” y con menos acciones. Pero Evita habla por sí misma con todo lo que hizo, con el amor inmenso que le tenía el pueblo (¡del que nosotras y nosotros nos sentimos parte!) y con un profundo sentido de la justicia, tan hondo, pero tan hondo, que hasta le dolía en el cuerpo. 

 

FICHA TECNICA

Edición: 2017

Lugar: Buenos Aires